01 mayo, 2010

Un dolor inútil

Aaron Stanford en The Cake Eaters

Pero un montón de veces ocurre de este modo, casi siempre ocurre así: se descubre al final que el dolor, todo aquel dolor, era inútil, que se ha estado sufriendo como bestias, y era inútil, no era ni justo ni injusto, no era hermoso ni horrendo, tan sólo era inútil, al final todo lo que puedes decir es: era un dolor inútil.

Alessandro Baricco
City

3 comentarios:

Clio dijo...

¡Qué real!

ANGEL S dijo...

Grata coincidencia: estoy leyendo "City" y acabo de subrayar justamente esta frase...

Marxe dijo...

Un gran libro, Angel. Espero los disfrutes. Saludos.