19 agosto, 2007

I am a pillgrim and a stranger


Robert Frank - Sick of Good By's, 1978

La muestra es, sencillamente, imperdible


-¿El público encuentra en sus fotografías significados que a usted no lo representan?


¿Cuál es el público? Yo pienso que los críticos llegaron temprano a mi carrera. Ellos han desarrollado un tipo de admiración sobre mi trabajo, sobre mi personalidad. Mucha gente que escribe sobre mí nunca ha visto mis fotos. Me gustaba Johnny Cash cantando " I am a pillgrim and a stranger" . Ya no soy un marginal, pero no quiero tener nada que ver con el establishment . No tengo muchos amigos. Todos los amigos de la beat generation ya se han ido. Y cuando uno se vuelve viejo se da cuenta de una cosa: más que ser marginal, en realidad uno está solo. La gente no tiene tiempo. Incluso yo no tengo tiempo. No tengo paciencia para escuchar a otra gente. No conozco gente joven. Encuentro que vivir en esta hermosa ciudad es suficiente para mí. Tengo la energía necesaria para vivir aquí, con la ayuda de June. Todo cambia cuando uno se vuelve viejo. El paisaje cambia. Y uno se da cuenta cuando el deterioro físico comienza. Esa es la señal. Ya no enseño, por ejemplo. Lo hice en diferentes lugares durante algún tiempo. No lo hago desde hace más de diez años. Ya no tengo la energía física, la paciencia. Creo que todo lo que podía enseñar era cuánto esfuerzo requiere llegar a cierto reconocimiento en el mundo de la fotografía, a tener un nombre.

del reportaje al fotógrafo Robert Frank en


Arte/ Robert Frank, la última leyenda de la fotografía del siglo XX
Encuentro en Manhattan con el autor de The Americans, una mirada cínica de la sociedad estadounidense. A los 83 años, habla de sus comienzos y de la beat generation, mientras prepara una muestra que se verá en el Museo Fernández Blanco
LANACION.com ADN Cultura Sábado 18 de agosto de 2007


Una exposición altamente recomendable.

______

2 comentarios:

San dijo...

Con los años algunas personas se vuelven más sabias. El viernes fui a la muestra pero estaba tan lleno de gente que decidí volver otro día.

un abrazo

Marxe dijo...

Yo todavía no pude ir; quizás el finde que viene. Abracho.