07 febrero, 2008

Ah, el amor (13)



Desde aquel día que me enamoré de él, en el aeropuerto, sin darme cuenta ya estaba aquí. Y luego ya nada me quedó, sólo el fondo de la noche que me instaba a seguir adelante. Poco a poco he descubierto a partir de qué punto debo de volver a empezar, pero no tengo nada en las manos. ¿Qué ha sido Yoshihiro para mí? No, no tiene ningún sentido preguntármelo. Cuando llegué a esta conclusión, por fin hallé un poco de paz y pude dormir.

Banana Yoshimoto
Sueño Profundo
(cuento La noche y los viajeros de la noche)

1 comentario:

Zebra + dijo...

Definitivamente el mejor libro que he leido en mucho tiempo.