13 agosto, 2008

Jardineros

Paul Klee - Zaubergarten

Yago - Tenemos en nosotros mismos cuanto es preciso para ser felices o desdichados. Nuestro cuerpo es un jardín del cual es jardinero nuestra voluntad. Y bien sea que plantemos en él ortigas, flores, tilo o espinas; que lo guarnezcamos con una sola clase de hierbas o sembremos multitud de especies; sea que nuestra pereza lo haga estéril o nuestra laboriosidad lo fertilice, siempre es nuestra voluntad la que allí existe, revestida de la autoridad suficiente para dirigirlo y corregirlo todo. Si en la balanza de la vida la razón no contrapesara a los sentidos cometeríamos muchas aberraciones.

William Shakespeare
Otelo

4 comentarios:

Loli dijo...

Uf, que decirte. Una belleza. Eterno inmortal único.

Clio dijo...

¡Qué decir, MarXe! Las palabras huelgan, por eso solo repito el final de la cita que escribiste, toda es extraordinaria, pero el remate...
"Si en la balanza de la vida la razón no contrapesara a los sentidos cometeríamos muchas aberraciones".

Besos

Veroka dijo...

También , qué vivo! El GENIO de Shakespeare es eterno, único, infinito... Y con la compañía de Paul Klee...se puede pedir más?

Marxe dijo...

Es así girls. El Willie es el Willie.