30 enero, 2009

Una especie de tenso respeto

Sam Abell - Plaza San Marcos - Venecia


Nada hay más extraño ni más delicado que la relación entre personas que sólo se conocen de vista, que se encuentran y se observan cada día, a todas horas, y, no obstante, se ven obligadas, ya sea por convencionalismo social o por capricho propio, a fingir una indiferente extrañeza y a no intercambiar saludo ni palabra alguna. Entre ellas va surgiendo una curiosidad sobreexcitada e inquieta, la histeria resultante de una necesidad de conocimiento y comunicación insatisfecha y anormalmente reprimida, y, sobre todo, una especie de tenso respeto. Pues el hombre ama y respeta al hombre mientras no se halle en condiciones de juzgarlo, y el deseo vehemente es el resultado de un conocimiento imperfecto.

Thomas Mann
La Muerte en Venecia

2 comentarios:

San dijo...

es LA cita de ese libro la tengo marcada con la hoja doblada.

un abrazo

Marxe dijo...

Sí, es un párrafo muy fuerte aunque toda la novela es muy buena. Ahora, che, eso de doblar la página, use un señalador quiere...